Revista satírica de actualidad

Dawkins demuestra que los ateos no hacen nunca mal

Religión

ateos ayudan siempre“Los agnósticos no aman el dinero. Y a quien me lo discuta lo machaco. Eso sí, sin fundamentalismos y con apertura de mente”.

Uno de los popes del ateísmo popular asegura haber demostrado científicamente que los ateos jamás han hecho (ni harán) daño a nadie. “Y quien me lo discuta, que se prepare para la hoguera”. Eso sí, “sin fundamentalismos”, matiza Dawkins para evitar que fanáticos religiosos saquen sus palabras de contexto. “Las pruebas son concluyentes –asegura-. Un mundo sin cristianos sería un mundo perfecto. La bondad cuasi-infinita de los no creyentes la vemos por todas partes. Fijémonos, por ejemplo, en los protagonistas buenos de las películas de Disney. Excepto el jorobado de Notre Dame (y todos sabemos que no estaba muy bien de la cabeza), no tenemos constancia de que creyesen en Dios y, sin embargo, nunca hicieron mal a nadie. A Mickey lo conocemos desde 1928 ¿Y a quien ha hecho daño? A nadie ¡Qué buen tío es! Y no invoca a ningún dios. Sólo llama a las voladoras micky-herramientas para que ayuden a gente en problemas, pero se trata de un ente laico”.

Tras el descubrimiento de la bondad innata de los no religiosos, los centros y organizaciones laicas de todo tipo esperan una avalancha de refugiados y marginados a sus puertas. Clubes de tenis, peñas taurinas, gaming centers, gimnasios, salas de juego y guarderías con piscinas de bolas estarán ayudando al prójimo con todos sus medios y sin esperar nada a cambio. Este creciente convencimiento de que no hay nada tras la muerte lleva al filósofo británico a asegurar que “el mal y toda clase de egoísmo en cuatro días desaparecerá, quizás en cinco; en siete a lo sumo… mmm… (piensa) demósle quince días por si acaso”.

Tras esta demostración empírica, las ONG cristianas cerrarán en breve

Respecto a los innumerables políticos corruptos que no creen en Dios, los incontables explotadores anti-religiosos o los hooligans blasfemos que lanzan botellas en los campos de fútbol, Richaar Dawnkings explica: “yo no diría que esta gentuza son ateos o agnósticos. Seguramente son parte de alguna iglesia cristiana y sólo hacen bestialidades contra Dios para disimular […]. Serán ateos de boquilla que usan el nombre del ateísmo en vano. Y esto es tan cierto como que me llamo Richaar” afirma mostrando su documento de identidad como prueba definitiva para callar bocas de fanáticos ultra-mega-retro-reaccionarios.

Psicólogos criminológicos como Tony Hernández concuerdan con Dawnkings en que “ser buena persona no depende tanto de a cuántos hayas matado sino de cómo te llevas con quienes dejaste vivos. Lo importante es que te sientas en paz contigo mismo. Que no te arrepientas de nada de lo que hayas hecho ¡Que se fastidien! Aunque -eso sí- desde el respeto y con la mano del diálogo tendida. Porque nosotros no somos fanáticos de nada. Somos gente moderna”, matiza. Todo indica que el creciente descreimiento religioso de Occidente repercutirá en breve en la extinción total de la corrupción, los desahucios y los salarios injustos. Y si no ocurre, que Dios nos pille confesados.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Últimos de Religión

Ir a Menú